Se podrá tener sexo con robots ¡El futuro de la industria sexual!

Publié le

No debería parecernos raro la idea de que una persona pueda tener sexo con robots, de hecho, ya existe un caso: Lilly es una mujer francesa que ha confesado sentir una atracción sexual hacia los robots desde los 19 años. De hecho, está dispuesta a contraer matrimonio con un robot de su propia creación (gracias a la impresión 3D) llamado InMoovator.

Sexo con robots

 

 

¿Te parece una rareza? Pienso que no, al final de cuentas, ¿realmente existe una diferencia en utilizar un vibrador, una muñeca y mantener relaciones con robots? Bueno, probablemente la diferencia venga desde los puntos de vista psicológicos, pero ya existen científicos planteándose realmente la posibilidad de tener sexo con robots.

El sexo y los robots

¿No lo crees? Pues ya existe un congreso que desde hace un par de años se celebra en el Reino Unido y se llama “Congreso Internacional de Amor y Sexo con Robots”. En él incluso se han debatido temas como este matrimonio con las máquinas, el trasfondo ético y social de tener sexo con robots, su impacto en el mundo de la prostitución e incluso, posibles derechos para los androides.

¿Qué piensas los expertos en la materia?
Uno de los grandes expertos en esta materia es David Levy y él afirma que en los próximos diez años será viable la creación de un compañero robot que cumpla con todo lo que el cliente necesite o desee en un conyugue, y eso incluye el tener sexo con robots. Ya Levy vaticina una explosión comercial sin precedentes en el fenómeno de la robofilia, y en su opinión esto será de lo más beneficioso.

La robótica unida al sexo con humanos

La posibilidad no sólo de tener un compañero a medida, sino de tener sexo con robots, en lo que respecta a Levy, es el camino perfecto hacia la felicidad, y aparentemente para el comercio millonario. ¿De qué te hablamos?

El sexo con robots: ¿un negocio rentable?

El sector sex tech ya mueve más de 30.000 millones de dólares sólo por año y todo indica que esta cifra no hará sino aumentar y en un tiempo bastante breve.

La popularidad de este negocio es simple: tener sexo con robots asegura no contraer ninguna enfermedad, puedes controlarlo, manejarlo a tu antojo y no habrá un bebé al final de la jornada. De hecho, ya se han dado los primeros pasos para crear prostíbulos de robots en Barcelona con las muñecas Lumi Dolls.

De pronto Westworld, esa serie que narra la vida de unos androides hiperrealistas que son parte de un parque temático del Oeste (y que te recomiendo veas), ya no parece estar tan lejos.

Habrá que esperar para ver cómo avanza, y quizás, probar.

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :